Boda de Manuel y Rocío en el Salón de Celebraciones La Cabaña

Manuel y Rocío tuvieron a Mairena como marco principal para las diferentes partes de la jornada de su “sí, quiero”. Es así como se consigue una boda íntima y con mucho encanto.

Comenzó en el hogar de cada uno, momento para las fotografías tipo retrato y para buscar la anécdota familiar y personal de los contrayentes a través de los detalles.

Ceremonia en la capilla María Inmaculada

La novia llegó hasta el lugar de la ceremonia radiante, luciendo espectacular en un bonito de coche de caballos.

La capilla albergó los momentos más emotivos de la jornada, durante la Misa mediante la que Manuel y Rocío quedaron unidos en matrimonio y por el cariño que recibieron luego de sus familiares y amigos, recogidos por supuesto en imágenes para el recuerdo.

Fotos en el Castillo de Luna

El olivar del Castillo de Luna sirvió para las fotos junto al coche de caballos. Los novios posaron elegantemente en este bonito escenario tan mairenero, ella con su vestido palabra de honor con encajes y un largo velo, y él con un clásico traje de chaqueta en negro con camisa blanca y chaquetilla y corbata satinada en gris.

En la puerta de la Casa Museo Bonsor; sobre las escaleras de acceso al patio, con palmeras y demás vegetación enmarcando la escena; en los mismos peldaños rodeados de familiares y amigos; o, ya fuera del Castillo, bajo el Arco y con el campanario de la Parroquia al fondo, junto a un Mercedes clásico en verde botella. Elegir Mairena para las fotos es, como podéis ver, elegir bien.

Banquete en el salón de celebraciones La Cabaña

El remodelado salón de celebraciones La Cabaña es un espacio versátil para celebraciones de lo más completas, como la boda de Manuel y Rocío. Es nuestro trabaja tener la cámara a punto para captar cualquier momento mágico, como el beso final de película en el baile de los novios, ante la atenta mirada de sus invitados, bajo una lluvia de papelillos.

Gracias a los novios por la confianza que en nosotros depositaron.